CAM_Imagen fija

El momento en que el arte cambió para siempre

Posted in Arte, Exposiciones by mdoloresal on marzo 19, 2008

Este es el subtítulo de una exposición en la Tate Modern de Londres dedicada a la obra de Duchamp -otro de mis nombres favoritos, como sabéis-, una de cuyas obras ha sido elegida como la más influyente del siglo XX, su famosa Fuente.

 

duchamp-readymade.jpg

En la sección de Cultura, de El País, publican un par de interesantes artículos en torno a Duchamp y el subtítulo que da nombre al de nuesto blog: El momento en que el arte cambió para siempre. Los firman Patricia Tubella y José Guirao Cabrera. Os facilito también el enlace a una Fotogalería de la exposición, con obras de Duchamps, Man Ray y Picabia.

 

 

Sobre la Tate Modern

Se trata de la galería de arte más importante del Reino Unido y cuenta con una colección permanente de arte moderno desde 1900 a nuestros días, con obras de los aistas más representativos del siglo XX, entre ellos Picasso, Warhol, Francis Bacon, Lichtenstein o Dalí.

 

tate_polaroiz.jpg

 

Debe su nombre y origen a un coleccionista particular, Sir Henry Tate. Se encuentra a orillas del río Támesis en la antigua central eléctrica de Bankside.

La Tate Modern forma parte de La Tate (antes llamada Tate Gallery), un conjunto de cuatro museos: Tate Britain, Tate Liverpool, Tate St. Ives y la propia Tate Modern.

 

 

 

 

 

Sobre Duchamp y sus ready-made

De lo mucho que podíamos estar escribiendo de Duchamp, quiero comentaros solo algunos datos ligados al mundo del objeto para Duchamps, sus ready made (Duchamp debería ser para vosotros un viejo conocido. Recordad que en la unidad anterior, ya habíamos hablado de él: primero en relación a Marey y más tarde, al revisar el surrealismo y entre otras manifestaciones ligadas al movimiento, vimos Anemic Cinema -podéis ir al blog o verla, de nuevo en el Vodpod-. En esta, al comentar las funciones de la línea, hemos utilizado como ejemplo de linea como movimiento el cuadro Desnudo bajando una escalera)

Los Ready mades poseen dos características importantes: por un lado, constituyen una clara provocación hacia todo lo que se consideraba arte y sus convenciones; por el otro, abrieron las puertas creativas de una manera nunca imaginada hasta entonces. El truco esta en la elección del objeto y en el contexto en el que se ha de presentar. Ni un taburete en la cocina ni una rueda de bicicleta en un garaje constituyen una escultura, no obstante ambas, descontextualizadas, en una galería de arte puede convertirse en arte. (Precisamente esta -una rueda de bicicleta sobre un taburete de cocina- fue la primera ready made de Duchamp en 1913)

El propio Duchamp nos aclara el concepto:

 

En 1913 tuve la felíz idea de fijar una rueda de bicicleta sobre un taburete de cocina y de mirar cómo giraba. Unos meses más tarde compré una reproducción barata de un paisaje de atardecer invernal, que llamé “Farmacia” tras haberle añadido dos breves toques, uno rojo y el otro amarillo, al horizonte.


En Nueva York, en 1915, compré en una quincallería una pala de nieve sobre la que escribí: “En previsión de brazo roto” (In advance of the broken arm). Fue por esa época cuando se me ocurrió la palabra “ready-made” para designar esta forma de manifestación.


Hay un punto que quiero establecer muy claramente y es que la elección de estos ready-mades
duchamps_polaroiz.jpg nunca me vino dictada por ningún deleite estético. Esta elección se basaba en una reacción de indiferencia visual, adecuada simultáneamente a una ausencia total de buen o mal gusto… de hecho una anestesia completa.


Una característica importante: la breve frase que en cada ocasión inscribía en el ready-made. Esta frase, en lugar de describir el objeto como lo hubiese hecho un título, estaba destinada a transportar la mente del espectador hacia otras regiones más verbales. A veces añadía un detalle gráfico de representación: llamaba a eso para satisfacer mi tendencia a las aliteraciones, “ready-made ayudado” (“ready-made aided”).


Otra vez, queriendo subrayar la antinomia fundamental que existe entre el arte y los ready-mades, imaginé un “ready-made recíproco” (Reciprocal ready-made): ¡Utilizar un Rembrandt como tabla de planchar!


No tardé en darme cuenta del peligro que podía haber en usar sin discriminación esta forma de expresión y decidí limitar la producción de los ready-mades a una pequeña cantidad cada año. Comprendí por esa época que, para el espectador más aún que para el artista, el arte es una droga de hábito y quise proteger mis ready-mades contra una contaminación de tal género.


Otro aspecto del ready-made es que no tiene nada de único… la réplica de un ready-made transmite el mismo mensaje; de hecho casi todos los ready-mades que hoy existen no son originales en el sentido usual del término.

Una última observación para concluir este discurso de egomaníaco: Del mismo modo que los tubos de pintura empleados por el artista son productos manufacturados y ya hechos. Debemos concluir que todas las telas del mundo son ready-mades ayudados y trabajos de acoplamiento.


A propósito de los ready-made Marcel Duchamp, 1961.

¿Qué perseguía Duchamp con sus exposiciones de objetos elegidos? Claramente, en primer lugar, desorientar al público, provocar un choque en espectadores apegados a la tradición. Pero también, probar la importancia intrínseca del objeto al margen de su utilidad, además de sugerir relaciones entre el objeto y el sujeto

Sobre la Fuente

La pieza, elegida como la más influyente en el arte del siglo XX era un sencillo urinario de porcelana, y sin embargo, es una pieza clave de toda una transformación para el arte.

La pieza original fue expuesta por primera vez en el Salón de Artistas Independientes de 1917 en Nueva York. La exhibición pretendía ser una muestra del arte de lo más novedoso y vanguardista de principios de siglo XX. (Curiosamente no había ni jurado ni selección, pero había que pagar seis dólares por participar) Duchamp pagaría los seis dólares y participaría dentro de la exhibición con un pseudónimo R. Mutt con su urinario masculino de porcelana. La obra causaría tal controversia que fue retirada a los dos días de la exhibición.

Marcel Duchamp había adquirido la pieza directamente de la fábrica de J. L. Mott Iron Works, fabricantes de materiales de plomería y baño. Y en este caso, toma el objeto tal y como es -únicamente lo cambia de posición-, sin manipularlo. Justo antes de entregar la pieza para la exposición la firma con el pseudónimo “R. Mutt 1917” y parece ser que esta sería la primera vez que ve el objeto. La colocaría sobre un pedestal descansando sobre su parte posterior y enfrente de una pintura dentro del Salón de Artistas Independientes.

En El Ángel caído, he encontrado este comentario contemporáneo a la exposición:

Comentario aparecido en la época de la exposición como editorial de la revista The Blind Man:

El asunto Richard Mutt.

Dicen que cualquier artista que pague seis dólares puede exponer. El señor Richard Mutt envió una fuente. Sin dicusión este artículo desapareció y nunca fue expuesto. He aquí las razones para rechazar la fuente del señor Mutt:


1. Algunos arguyeron que era inmoral, vulgar.
2. Otros que era un plagio, una simple pieza de fontanería.


Pero la fuente del señor Mutt, al igual que una bañera, no es inmoral, eso es absurdo. Se trata de un accesorio que se ve a diario en los escaparates de los fontaneros. Si el señor Mutt hizo o no hizo la fuente con sus propias manos carece de importancia. Él la ELIGIÓ. Cogió un artículo de la vida diaria y lo colocó de tal manera que su significado habitual desapareció bajo el nuevo título y punto de vista: creó un pensamiento nuevo para ese objeto.
En cuanto a la fontanería, eso es absurdo. La únicas obras de arte que ha producido América han sido sus productos de fontanería y sus puentes.”

Coincide, por tanto, con la propia idea de Duchamp, perfectamente consciente de sus experimentos al decir que “la simple elección de un objeto ya equivalía a su creación” .

 

 

Algunos complementos

Por si hubiera problemas con los enlaces y para comodidad a la hora de trabajar con ellos, os dejo los textos de El País en PDF:

  • Fragmentos de entrevistas con Duchamps, también sobre los ready made, en WORD:

Fragmentos de entrevistas sobre el ready

 

También, y en previsión de que pueda fallar la Fotogalería os preparé una presentación con las cinco imágenes que incluía y alguna más de Duchamps, Picabia y Man Ray.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Y os recuerdo que en Vodpod podéis encontrar:

  • Anemic Cinema, de Duchamp
  • Man Ray y el dadaísmo
  • Duchamp, Man Ray and Picabia at Tate Modern (breve reportaje en inglés)
También en el blog dedicado a la imagen en movimiento tenéis Entreacto de René Clair con la intervención de Picabia, además de otras de Man Ray (Le retour a la raison y La estrella de mar)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: